El jet ejecutivo Bombardier Challenger 601, con matrícula N601NV, se desplomó debido a las malas condiciones climáticas en la sierra de Coahuila, considerándose esta la principal causa del desplome de la aeronave que partió de Las Vegas el domingo con destino a Monterrey.

Bombardier Challenger 601Hasta el momento no se reportaron indicios de negligencia o alguna falla técnica, ya que al piloto Juan José Aguilar se le consideraba con una gran experiencia.

Te puede interesar: Encuentran en Coahuila restos de avión

Pero se dio a conocer que el avión intentó ascender más de 3,000 pies en pocos minutos en una brusca maniobra.

La aeronave se estrelló en la zona montañosa de Coahuila, que de acuerdo a los reportes meteorológicos presentaba probabilidades de tormentas intensa, granizo y actividad eléctrica.

El piloto volaba la nave a 37,000 pies de altura, a las 18:25 horas se topó con un banco de nubes y tormenta y consideró subir a los 37,375 pies, posteriormente tuvo un ascenso 2,650 pies más, para llegar a los 40,025 pies de altura, con lo que al parecer intentaba un cambio de ruta debido a las condiciones climatológicas.

Luego de llegar a esta altura, 40,025 pies, la aeronave se desplomó y cayó en el ejido Rosita, en Ocampo.

Las autoridades coahuilenses confirmaron el desplome del jet ejecutivo, donde 10 pasajeros regresaban a Monterrey, luego de haber presenciado la pelea del “Canelo” Álvarez en Las Vegas, junto a tres miembros de la tripulación.

En el accidente falleció una familia completa, Luis Octavio Reyes, quien era ejecutivo de Thypoon Offshore, su esposa, Loyda Liliana Luna, y sus hijos Jade Reyes Luna, ex alumna de la UDEM, Guillermo Reyes Luna, estudiante de esta misma universidad y Frida Reyes Luna.

Además de Manuel Sepúlveda y Mónica Salinas, también de la UDEM y que eran parejas de Jade y Guillermo.

También Ramón Amauri Vela, quien era otro directivo de Thypoon Offshore; Gary Amauri Vela, Martha Isabel García y los miembros de la tripulación: Juan José Aguila, el piloto, Luis González, copiloto y Adriana Mejía, sobrecargo.

Te puede interesar: Terminan con la vida de conocido comerciante de Apodaca