El ritmo callejero del reggaetón conquistó Coachella de la mano de J Balvin, quien dio un concierto multitudinario para demostrar por qué este género latino que ha conquistado el mundo también puede enamorar al festival Coachella, uno de los más reconocidos a nivel mundial.

“Nos demoramos quince años para que llegara este género a Coachella”, dijo. “Es una gran oportunidad estar hoy representando a los latinos con reggaeetón”.

Antes de subir al escenario, Balvin canto el coro de su más reciente tema.

“Y si el pueblo pide reggaetón, reggaetón… no se lo voy a negar”, mencionó.

El primer gran momento de la velada tuvo a Rosalía como protagonista, que había actuado el día anterior y quien interpretó “Con Altura” junto al intérprete.

La puesta en escena del concierto trazó un decorado multicolor con formas casi sacadas de dibujos animados, entre las que se vieron muñecos gigantes y patos enormes.

El cantante abordó algunos de sus éxitos: “Ginza”, “Safari” y “I Like It”, con dos bailarines que portaban unas peculiares máscaras de los rostros de Cardi B y Bad Bunny.

En este segmento especial del concierto, enlazó clásicos del reggaetón como “Oye Mi Canto” de N.O.R.E y “Gasolina” de Daddy Yankee que sirvieron para ver la evolución de este género.

Y para cerrar el concierto sonó “Mi Gente”, con una mezcla electrónica tipo rave.